EL SUEÑO MÁS LINDO DE TODOS

Mañana empieza la fiesta más grande del deporte. Mañana el sueño de 23 peruanos se convierte en realidad y millones de personas alrededor del mundo se alegrarán al ver a esos muchachos que se ganaron un lugar en la historia con esfuerzo, coraje y determinación. ¡Perú está en el mundial!

El año pasado cuando mi hijo recién llegó a su nuevo club, en el equipo de reservas entrenaba un muchacho que destacaba como jugador y como persona y hoy está acompañando a la selección como sparring con la sub 20; seguramente él regresará de Rusia con la maleta llena de ilusión y motivos de sobra para lograr su objetivo. Eso me pone a pensar en nuestros cracks, que están esperando su oportunidad dando pequeños pasos día a día para estar un poquito más cerca de lograr el sueño más lindo de todos, un sueño que gracias a esta selección ya no se ve como una epopeya imposible de lograr… vestir la Blanquirroja en la competencia más grande de todas.

Estoy seguro que las levantadas a las cinco de la mañana, los interminables viajes en el tráfico, el frío o calor, la lluvia, las victorias y derrotas que gozamos y sufrimos desde el costado de la cancha y todos los esfuerzos que como papás hacemos para que ellos logren su meta, serán recompensados ese día en el que salgan a una cancha con la franja en el pecho.

¡ARRIBA PERÚ!

Anuncios

DE VUELTA A LA CANCHA

En la mañana empezó la Copa Regatas de fútbol y el equipo de mi hijo tuvo un partido muy difícil contra uno de los “grandes” en el que empezaron siendo dominados y luego pasaron a dominar. Cuando estaban en su mejor momento sufrieron un gol pero nunca bajaron los brazos, siguieron atacando y al final, a punto de terminar el partido, consiguieron el empate con un gol de esos que se gritan con el alma, un gol de crack… estos enanos de 11 años nos dieron una demostración de garra y coraje y estuvieron a punto de voltear el marcador. Como dijo un papá, estuvimos a un minuto de perder y a un segundo de ganar.  Estoy seguro que la experiencia que han vivido hoy les servirá muchísimo para crecer como grupo y para afrontar partidos difíciles con mucho mayor confianza en lo que pueden lograr si mantienen esa actitud ganadora.

En la tarde me encontré con unos amigos, papás de un crack de 17 años que en ese momento jugaba la semifinal de un importante campeonato de ping pong, contra un muchacho francés varios años mayor que él y candidato a ganar en la categoría libre (sin límite de edad).  Confieso que nunca había visto un partido de ping pong y realmente fue emocionante, porque este chiquillo jugó como grande y no solo ganó la semifinal sino que en el partido por el título le ganó a un joven que es pre-seleccionado de mayores de Perú. Su papá me dijo, teniendo en cuenta la categoría en la que jugaba, que “no importa si pierde, lo que importa es que no arrugue”… pues ahí estaba el chico rompiéndola en la cancha a pesar de los nervios y de la presión, sin arrugar ni un segundo y logrando algo importante para su carrera como deportista de élite. Nuevamente, fue su actitud ganadora la que terminó por doblegar mentalmente a un muchacho mucho más experimentado.

Hoy fue un buen día, hoy fue un día de cracks, hoy fue un día perfecto para volver a la cancha.

¿EN QUÉ MOMENTO?

El domingo es un día familiar y generalmente terminamos en el club. El menor de mis hijos lo primero que hace es ir a la cancha y ahí se queda hasta que lo arrastramos al carro cuando ya nos vamos. Hemos visitado esa canchita desde que eran unos piojos y como “el papá del crack” siempre he intentado enseñarles cómo darle a la pelotita con ambas piernas, cómo atajar esa bola que va bien al costado o corregir algunas cosas que la “experiencia” me dictaba.

DSC06134

Me imagino que casi todos nosotros lo hacemos desde siempre, en el club, en el parque, en la playa y con todos los deportes que ellos practiquen. No creo que dejemos de hacerlo nunca, incluso cuando sean unos cracks de talla mundial y sus entrenadores ganen MILLONES, porque para eso estamos los papás.

Cuando eran muy chiquitos la experiencia era linda (porque ellos nos ven casi como Super héroes y jugando aprenden, luego ya más grandes empiezan a resistirse a recibir nuestros consejos pero algo les queda) …pero ahora que mi hijo mayor ya está grande, esas prácticas se han vuelto un peligro y cada patadón termina siendo “intento de asesinato” así que he decidido que únicamente le daré consejos teóricos y no volveré a pararme en el arco delante de él.

dsc09899.jpg

Felizmente todavía el menor no es peligroso, así que tengo unos años más para disfrutar jugando con mi enano en la cancha.

Para todos los papás de cracks un “Consejo de amigo”… cada vez que sus hijos quieran jugar con ustedes, acepten aunque estén cansados después del trabajo o les duela todo el cuerpo al día siguiente, porque llegará un punto en que ya no seamos Superman o La Mujer Maravilla y no podamos darles esos momentos felices y luego nos preguntemos con algo de nostalgia… ¿en qué momento crecieron tanto?

20171216_163259

ADIÓS DANIEL…

Hace unos minutos mi hijo me dio una malísima noticia, Daniel Peredo acaba de fallecer, un tipo joven y para mi el mejor periodista deportivo del Perú de lejos, se fue de pronto y me deja personalmente una pena muy grande. Nunca entendí por qué las personas se sienten tan mal cuando alguna estrella de rock o un artista de Hollywood se va si no la conocen, si no saben de ellos más de lo que se ve en TV o se lee… bueno, ahora lo entiendo.

Mis hijos me han oído decir muchas veces “cambia de canal” casi como una orden, porque no quería escuchar a otro que no fuera Peredo en la narración o comentarios de algún partido de la selección o de Cristal. El “último gol” que le escuché fue precisamente ayer en el partido que ganó Cristal contra Alianza. Esto no tiene nada que ver con “El papá del crack”, pero este papá, hoy, se siente increíblemente triste. Perú en Rusia ya no será lo mismo sin tí.

Muchas gracias CRACK y donde estés, un abrazo infinito.

TALENTO VS TAMAÑO

Ayer mi hijo menor jugó su tercer partido del campeonato inter playas en la categoría 2006/2007 que empezó el fin de semana pasado y no pudo pasar a semifinales (a pesar de que su equipo jugó bastante bien), por un tema muy sencillo… la diferencia de tamaño y peso entre los equipos era demasiado grande. Dos de los equipos eran en su mayoría chicos 2006 y nuestro equipo casi todos 2007.

El segundo partido con fuerzas parejas lo ganaron con contundencia. Lo de ayer ya fue demasiado notorio y a pesar de jugar un lindo partido perdieron.

Felizmente conforme pasan los años esas diferencias se van equiparando y termina siendo el talento y trabajo lo que define quiénes llegan y quiénes quedan en el camino. Cuando ya termina el desarrollo y crecimiento de los chicos no importa tanto el tamaño o peso y tenemos muchos ejemplos para demostrarlo, como en el Napoli italiano donde su figura principal es Insigne que mide 1.63 m, en el Barcelona Messi con 1.69 m. y en Perú Cueva, que tampoco llega a 1.70 m y que seguramente veremos en el mundial. También están los flaquitos que parece que se fueran a romper como el argentino Di María del PSG que juega a gran nivel y es figura de su selección o incluso Neymar que es peso pluma.

Así que si tienes en casa un crack que es muy pequeñoo muy flaco no te preocupes que su talento será lo que defina su futuro… y si a su corta edad destaca por ser más grande que los demás, que sepa que eso no es para siempre y que debe esforzarse al máximo para seguir destacando.

EXPECTATIVAS

Estoy sentado viendo el entrenamiento de mi enano en una playa del Sur de Lima, lo han invitado a cuadrarse bajo los 3 palos en un campeonato inter playas y cada papá que lo conoce me dice “qué bueno que tape por nosotros” o sus hijos les comentan “con él ya ganamos” y cosas por el estilo.

Más allá de lo bien que se siente que te digan que tu hijo es muy bueno, la expectativa que genera su actuación a mi me estresa. Realmente sufro viéndolo porque no es Buffon (todavía) y a su edad las pelotas que van muy arriba son intapables.

No se si otros padres sienten lo mismo cuando sus hijos se perfilan como cracks y la gente espera mucho de ellos, pero lo importante es cómo se siente él, no yo… en mi caso mi hijo no se hace bolas, entrena y juega feliz, lo disfruta al máximo y creo que es precisamente por eso que le va tan bien, en lugar de ponerse ansioso disfruta que lo ataquen y mientras más pateen al arco se siente mejor. Si gana se echa flores y si pierde la molestia le dura lo que nos demoramos en llegar al auto. Esa puede ser la receta para la felicidad absoluta.

Veremos cómo le va… yo a sufrir y él a gozar.

¡UFFFF! LAS LESIONES

Ayer pisé un hueco y el tobillo se me hizo puré. Ya he vivido esa historia tantas veces que se perfectamente qué va a pasar, cuánto tiempo me va a doler, qué debo tomar y los colores que voy a exhibir la próxima semana en ese pie.

La primera vez que me doblé el tobillo fue en el colegio jugando fulbito. Fue un esguince “suave” según dijo el doctor… Ponte hielo y una venda por “x” días y eso fue todo. Ese mismo tobillo sufrió durante ese año y los siguientes tantas lesiones similares que finalmente me retiraron del fútbol a los 23 años más o menos.

Yo no soy médico pero creo que las veces que me mandaron a casa sólo con una venda, sin darle mayor importancia a la rehabilitación fue la principal razón por la que se repitió mil veces el suplicio. Si tengo una recomendación para los “padres de cracks” es que jamás piensen que una lesión es tan suave como para no trabajar en recuperarla totalmente. A veces la ansiedad de ver que nuestros hijos no pueden volver rápido a su deporte favorito o su temor a “perder el puesto” hace que no le hagamos caso al doctor o que intentemos apurar la recuperación con pócimas mágicas, los ejercicios que mi amigo me recomendó o siguiendo los trucos que leímos en internet.

A mi entender y por experiencia propia, la mejor forma de recuperar una lesión es preguntándole a un médico deportivo y luego siguiendo al pie de la letra las recomendaciones y tareas que los fisioterapeutas les dan, hasta que ellos mismos les digan que ya están OK y luego trabajar duro en el proceso natural de rehabilitación y fortalecimiento en su club y en casa. De esa manera el deportista tiene la posibilidad de volver fuerte y sin miedo, sin exponerse a una recaída o una lesión peor.

fisio
Los fisioterapeutas son los mejores aliados de nuestros cracks cuando se lesionan.